Prostatitis crónica: síntomas y causas

inflamación de la prostatitis crónica

Prostatitis crónica: inflamación de la glándula prostática que conduce a una violación de su función.

Descripción de la prostatitis crónica

Prostatitis crónica: inflamación de la glándula prostática que conduce a una violación de su función. Esta enfermedad es difícil de tratar y se caracteriza por frecuentes recaídas. Hay dos tipos de prostatitis crónica:

  1. Infeccioso, resultante del daño por bacterias, infecciones u hongos.
  2. Congestiva, desarrollándose con estancamiento de la secreción de la próstata y sangre en sus venas. Las causas de la prostatitis congestiva son la vida sexual irregular, el trabajo sedentario, la ropa interior ajustada.

La prostatitis crónica es la enfermedad urológica más común en hombres en edad reproductiva.

Hay varios factores que afectan el desarrollo de la prostatitis:

  • debilitamiento del sistema inmunológico asociado con estrés constante, sobrecarga nerviosa, tabaquismo y consumo excesivo de alcohol, falta regular de sueño;
  • trastornos hormonales;
  • enfermedades venéreas transferidas;
  • infecciones del tracto urinario no tratadas;
  • estilo de vida sedentario y trabajo sedentario (especialmente para los conductores);
  • trabajo asociado con una exposición prolongada a vibraciones, como trabajar con un martillo neumático o un torno.

La enfermedad deteriora significativamente la calidad de vida y conduce a problemas sociales y psicológicos. También hay una disminución en la potencia y deterioro de la función reproductiva.

La prostatitis crónica sin el tratamiento adecuado conduce a una serie de complicaciones graves:

  • pielonefritis y cistitis, debido a una infección en el tracto urinario;
  • vesiculitis - inflamación de los testículos y apéndices;
  • adenoma y cáncer de próstata;
  • procesos inflamatorios en los nervios responsables de la función eréctil, que conducen a la infertilidad.

Síntomas de la prostatitis crónica

El desarrollo de la enfermedad es mayoritariamente asintomático. Por lo tanto, la detección de prostatitis a menudo se asocia con el diagnóstico de sospecha de cáncer de próstata.

Algunos síntomas incluyen:

  • dolor débil y malestar en el perineo, con una proyección en el recto y el sacro, cuya duración es de más de tres meses;
  • eyaculación dolorosa y prematura;
  • ardor en el perineo y la uretra;
  • malestar durante la defecación;
  • secreción de la uretra;
  • a veces hay dificultad dolorosa para orinar y retención urinaria;
  • disminución de la potencia, problemas de erección y falta de orgasmo;
  • un estado de depresión;
  • cansancio general elevado.

No todos los síntomas aparecen inmediatamente. En general, la prostatitis crónica se caracteriza por un curso ondulado de la enfermedad, cuando los síntomas de la enfermedad aumentan, luego se debilitan o desaparecen por completo. Esto complica mucho el diagnóstico y el tratamiento posterior.

sintomas de prostatitis cronica

Diagnóstico de prostatitis crónica

El diagnóstico de sospecha de prostatitis crónica incluye:

  • interrogar al paciente;
  • análisis generales de orina y sangre;
  • prueba de orina de tres vasos;
  • pruebas para la presencia de infecciones genitales;
  • cultivo de secreción prostática para determinar la sensibilidad de su microflora a diversos fármacos antibacterianos;
  • examen rectal digital de la próstata;
  • Ultrasonido de los órganos pélvicos y de la próstata.

Adicionalmente, se podrán asignar los siguientes:

  • uroflujometría (medición de parámetros de producción de orina);
  • biopsia de tejido prostático;
  • Análisis PCR (reacción en cadena de polímeros) de frotis de la uretra para detectar la presencia de clamidia y micoplasmas.

Tratamiento de la prostatitis crónica

El método de tratamiento depende de varios factores y tiene como objetivo principal eliminar los factores que conducen a la aparición de prostatitis crónica:

  • la edad del paciente;
  • etapa de la enfermedad;
  • tipo de prostatitis crónica.

La efectividad de la terapia depende directamente del diagnóstico de la enfermedad en la etapa inicial, el cumplimiento de la dieta, el aumento y la regularidad de la actividad física.

El método principal de terapia para la prostatitis crónica es una terapia farmacológica compleja basada en los resultados del cultivo de la secreción prostática y la orina. La duración del curso del tratamiento debe ser de al menos 4 semanas, con continuación en caso de dinámica positiva hasta que la infección se elimine por completo.

Los medicamentos utilizados para tratar la prostatitis crónica se dividen en los siguientes grupos:

  • antibióticos y fármacos antibacterianos;
  • bloqueadores alfa (medicamentos que causan vasodilatación y canalizan y regulan el metabolismo en la glándula prostática);
  • fármacos antiinflamatorios;
  • relajantes musculares y antiespasmódicos;
  • inmunoestimulantes;
  • antidepresivos;
  • complejos vitamínicos;
  • extractos de plantas;
  • analgésicos;
  • Medicamentos para mejorar la microcirculación y reducir la coagulación de la sangre.

Un lugar importante en el tratamiento de la prostatitis crónica lo ocupa el masaje de próstata, que mejora la circulación sanguínea y linfática, elimina la congestión y aumenta la permeabilidad de los conductos prostáticos.

En los últimos años, el complejo de medidas terapéuticas se ha ampliado con varios métodos de fisioterapia:

  1. Terapia UHF.
  2. Terapia con láser (mejora la microcirculación y elimina los procesos estancados en la glándula prostática).
  3. Electroforesis rectal.
  4. Hipertermia de microondas.

También se muestran tratamientos de spa, especialmente fangoterapia y baños termales.

Los métodos operativos de tratamiento se usan solo en la última etapa de la enfermedad: la esclerosis de próstata. En este caso se realiza una resección transuretral del cuello vesical, próstata y tubérculo seminal.

Debido a la falta de enfoques universales para el tratamiento de la prostatitis crónica, la tarea principal de la terapia es eliminar la fuente de infección, normalizar el fondo inmunológico y restaurar la función normal de la próstata.

La prevención de la prostatitis crónica se enfoca en eliminar los factores que conducen al desarrollo de la enfermedad.

El riesgo de prostatitis crónica se reduce si se cumplen las siguientes condiciones:

  • actividad física regular;
  • patrón de sueño saludable;
  • nutrición completa;
  • vida sexual habitual.